Bienvenida a la Empatía

Herramientas eficaces de comunicación basadas en la empatía radical

Pongo en tus manos un método eficaz para practicar la escucha activa, potenciar la consciencia de tus propios sentimientos, pensamientos/creencias y necesidades y, de esta manera, ser capaz de proyectar con asertividad un mensaje que realmente llegue a la otra persona (ya sea un niño, tu pareja, tu suegra, tu clienta o una compañera de trabajo).

De manera paralela, ofrezco herramientas para darte autoempatía, cuando ninguna otra persona más que tú misma puede ayudarte a cubrir esa necesidad. Atendiendo tus propias necesidades, serás capaz de atender las de las personas que acompañas. Obsérvate para poder mirar al otro sin interferencias.

IMG_20210818_194824_edited_edited.jpg
 
IMG_20210902_123323_edited.jpg

Mi historia

Ainhoa Reyes, Ph.D, Coach y Experta en Comunicación Empática

Muchas escuelas de retórica enseñan técnicas de comunicación persuasivas, libros que explican cómo dar una charla o manuales que nos ensañan el arte de bien hablar y bien escribir. Sin embargo, parecen haber olvidado que la comunicación es un viaje de ida y vuelta: nos enseñan a dar pero no a recibir. Nuestra generación ha crecido en la carencia de no saber expresarse con asertividad. Y la tragedia está en que tampoco sabemos cómo acoger la expresión emocional del otro. Te ofrezco una nueva manera de prestar tus oídos para crear una comunicación que enriquece la vida y nutre las relaciones humanas, conocer para qué sirve cada emoción, aprender a transitarlas de manera consciente y a acompañarlas en el otro.


Las mujeres que trabajan conmigo potencian su capacidad de ofrecer empatía radical, hacia dentro y hacia fuera. Aún estás a tiempo de aprender a escuchar. Escuchar a tus hijos. Escuchar a tu pareja.  Escucharte a ti misma, siendo consciente de tus sentimientos, pensamientos y necesidades y darte permiso para sentir. Trabajarás desde la honestidad emocional contigo misma para poder conectar con los demás.


También a ti, que trabajas con mujeres, te ofrezco herramientas eficaces para que desarrolles la habilidad de comunicar con empatía, para que puedas ofrecer un servicio aún mejor: implementar la capacidad de escuchar con empatía a las mujeres que acuden a ti buscando ayuda, teniendo en cuenta que están en un periodo sensible con sus propias características neuronales, la matrescencia. Ellas se sentirán escuchadas y tú te asegurarás de que tu mensaje les llegue.


¿Por qué trabajar conmigo? ¿Qué me diferencia de otros profesionales? Mi experiencia y mi formación.


Crecí en una familia muy disfuncional, donde me enseñaron a reprimir mis emociones, como tantas otras niñas. Aprendí que el mundo era un lugar hostil, así que durante mi infancia y mi juventud empleé mi facilidad de palabra en beneficio propio, sin preocuparme del impacto que producía en los demás mi verbo egoico. Solo fui capaz de construir una relación estrecha con los libros, y así fue como acabé doctorándome en Humanidades. Estudié retórica y comunicación, escribí varios libros, participé como ponente en congresos nacionales e internacionales, e impartí cursos y talleres en diversas universidades. Llegué a declinar una invitación de la Universidad de Osaka para impartir una masterclass. Tenía apenas 25 años y ya era un referente a nivel mundial en mi temática. Pero cuando me ofrecieron el trabajo de mi vida en una universidad de prestigio tomé una decisión inesperada. Quizá habría sido menos sorprendente para familia, mentores y colegas si hubieran sabido que estaba siendo devorada por la depresión y la agorafobia, con la que he aprendido a convivir después de varios años de tratamiento y terapia.


Abandoné la Universidad y en el año 2013 inicié con mi compañero de vida una luna de miel en bicicleta alrededor de Europa que duró dos años. Volvimos con más de 11.000 km en las ruedas, recuerdos de 17 países y la experiencia de haber colaborado en numerosos proyectos como voluntarios. Este viaje constituyó una bisagra en mi trayectoria vital.


Durante mis años académicos me había acostumbrado a hablar mucho y escuchar poco. Pensaba que siempre tenía la razón y  trataba a los demás con altivez y soberbia. Y no me di cuenta hasta que me lo hicieron ver en una pequeña comunidad griega en la que estábamos trabajando. Entonces recordé que en un pueblito húngaro habíamos conocido una familia que practicaba la comunicación no-violenta (CNV): rescaté de las alforjas los libros y cuadernos de prácticas, y me remangué para entrar en mi fango emocional. La transformación marchó lenta, pero imparable. Al poco tiempo de quedarme embarazada regresamos a España para vivir en una ecoaldea autogestionada, donde la CNV y la práctica asamblearia siguieron nutriendo mi mochila de herramientas de comunicación, ahora sí, eficaz y empática.


Con la maternidad y, después, la bimaternidad, llegó un auténtico laboratorio de comunicación familiar. Empecé a colaborar como asesora de lactancia en Al Halda (hoy soy formadora de asesoras e imparto clases de habilidades de comunicación) y me formé en el Instituto Europeo de Salud Mental Perinatal. Me certifiqué en Coaching Personal, especializándome en Inteligencia Emocional y Programación Neurolingüística. Amplié mis estudios en la Escuela Europea de Coaching de Familia y seguí trabajando como coach maternal, en el ámbito de la perinatalidad (búsqueda del embarazo, parto y postparto prolongado). Continúo formándome como entrenadora de CNV. Soy también educadora de masaje infantil para familias, convencida del potencial del tacto nutritivo desde la tierna infancia para promover espacios seguros de comunicación y la prevención de abusos.


Actualmente sigo trabajando la empatía radical con mujeres y madres, de manera individual y facilitando grupos, con una metodología propia que aúna herramientas de coaching, inteligencia emocional, programación neurolingüística y comunicación no-violenta. Al mismo tiempo, comparto mi experiencia y conocimientos en comunicación empática con las profesionales que también se dedican a la perinatalidad, con el objetivo de que las mujeres se sientan realmente escuchadas cuando recurren a una asesora de lactancia, una doula, una fisioterapeuta, una matrona, una psicóloga o una psiquiatra, y para que estas profesionales puedan también ofrecer a las usuarias un servicio más adecuado, un diagnóstico más certero y a la vez un trato más humano.

 
IMG_20210823_213407_edited.jpg

Toma las riendas

Vive una maternidad real y dile adiós al miedo, a la culpa y a la rabia.

     Soy Coach. No soy terapeuta ni psicóloga (aunque tenga formación en Salud Mental Perinatal). No prometo soluciones milagrosas ni "curar" los males de nadie. Yo trabajo desde la salud. Si lo que necesitas excede mi ámbito profesional, derivo sin dudar.


     Te acompaño a descubrir lo que ya hay en ti, desde el presente. Pero ten por seguro que el trabajo final es tuyo: tú eres quien modifica sus creencias, quien cambia de hábitos, quien toma las riendas de su vida; quien aprende a poner límites a los demás, se empodera y crea su propia realidad. Si esperas píldoras, tips, atajos o consejitos de mi parte, no estás en el lugar correcto.


     Otra forma de educar es posible. Otra forma de relacionarte contigo misma y tu cuerpo es posible. Otra forma de revalorizar tus relaciones familiares es posible. Si quieres ser la artífice de tu proyecto de vida, solicita tu sesión gratuita de descubrimiento.

 

Agenda una sesión

¿Quieres saber cómo puedo ayudarte a transformar tu vida? Contáctame para programar una primera sesión gratuita de 30 minutos.

+34 678946217

  • Instagram
  • Facebook

¡Gracias por tu mensaje!

Las mujeres que sostienen
 

"Presunciones que no han sido examinadas: primero, que una madre natural es una persona que carece de otra identidad, alguien que puede hallar su mayor gratificación pasando el día entero con los niños, ajustando su paso al de ellos; que hay que dar por cierto el aislamiento de las madres y de los niños, juntos dentro de la casa; que el amor maternal es y debería ser literalmente desinteresado; que los hijos y las madres son la causa de los mutuos sufrimientos."

Adrienne Rich, Nacemos de mujer (1976)